¿Qué es una recesión gingival?

Se inicia por una inflamación de la encía que puede inducir la retracción de la misma. Si el tejido gingival es delgado hay posibilidad de que la recesión se vuelva mayor. La recesión gingival también está relacionada con la edad.

Etiología

La causa de las recesiones es considerada multifactorial, siendo producida por distintos factores que podemos dividir en dos grupos:
gingivitis

  1. Por placa dental:
    • Enfermedad periodontal (gingivitis)
  2. Por otros factores:
    • Cepillado traumático.
    • Malposición dental.
    • Inserción muscular alta.
    • Tracción del margen gingival por el frenillo.
    • Predisposición genética.
    • Poca cantidad de encía queratinizada (fuerte, adherida al hueso).
    • Factores iatrogénicos.
    • Trauma oclusal (bruxismo).
    • Restauraciones en contacto con el tejido gingival (empastes grandes y profundos).
    • Hábitos nocivos (morderse las uñas, morder lápices u otros objetos).
    • Determinados movimientos ortodóncicos (aunque un tratamiento ortodóncico correcto mejora las recesiones gingivales previas).
    • Anomalías anatómicas (dehiscencias y fenestraciones).

¿Cómo evitar la recesión gingival?

Es necesario enseñar al paciente las técnicas de higiene bucal y realizar al menos una limpieza anual para que los tejidos periodontales estén sanos. Es esencial también que se eliminen los factores relacionados a la etiología de la recesión (aparatos, empastes, prótesis, hábitos, etc.).

Tratamiento de las recesiones gingivales

  • Tratamiento conservador

    La eliminación de los factores etiológicos, el control riguroso y adecuado de la placa bacteriana y la adecuación de la técnica de cepillado podría frenar la recesión. En caso de sensibilidad dental, se recomienda la aplicación de sustancias desensibilizantes e incluso el tratamiento endodóntico en casos muy avanzados.

  • Tratamiento quirúrgico

    Se utiliza para recuperar el tejido retraído y conseguir una curación “ad integrum”. Se pueden utilizar entre otras técnicas:

    • Injerto gingival libre de paladar.
    • Injerto de tejido conectivo.
    • Colgajo de reposición lateral.
    • Colgajo de reposición coronal.
    • Regeneración tisular guiada.